En un sillón se empieza a leer un libro, se lo deja, se lo retoma y, a veces, se lo termina. En un sillón se esconde un recuerdo en forma de olor o un olor en forma de recuerdo, que no es lo mismo, aunque parezca. En un sillón tomamos un mate mientras vemos pasar las estaciones, recibimos una visita un domingo cada tanto... 

Un día, caemos en la cuenta de que ahí sigue estando el sillón que nos acompañó toda la vid a y, al cabo de nos minutos, no logramos recordar en qué estábamos pensando ercién. 

En dos sillones es distinto, se comparten vidas o silencios, que a veces, es lo mismo. 

Dos sillones - Alejandro Nespral

$1.500
Dos sillones - Alejandro Nespral $1.500

En un sillón se empieza a leer un libro, se lo deja, se lo retoma y, a veces, se lo termina. En un sillón se esconde un recuerdo en forma de olor o un olor en forma de recuerdo, que no es lo mismo, aunque parezca. En un sillón tomamos un mate mientras vemos pasar las estaciones, recibimos una visita un domingo cada tanto... 

Un día, caemos en la cuenta de que ahí sigue estando el sillón que nos acompañó toda la vid a y, al cabo de nos minutos, no logramos recordar en qué estábamos pensando ercién. 

En dos sillones es distinto, se comparten vidas o silencios, que a veces, es lo mismo.