Este es un libro de historia. Una historia necesariamente polifónica, que se tiene que decir en plural, para que contenga nuestra historia política, la de nuestras organizaciones, pero también nuestra historia cultural, los modos en que hemos vivido y pensado nuestras vidas privadas, nuestras vidas sexuales y nuestras vidas sociales.
Este es un libro mítico. Durante años, circulaba como una referencia de la que muchxs habían oído y que pocxs habían leído. Se mencionaba la existencia de este libro casi como se habla de una leyenda urbana: en alguna reunión social lésbica o en algún grupo de estudio o en una reunión de organización alguna decía que le habían contado que existía este libro, que nunca lo había encontrado y lo contaba para que otras confirmaran que era cierto, que existía, que alguna lo había leído o, mucho mejor aún, que lo tenía.
El sentido de este libro es recuperar las voces y las historias de estas lesbianas, traerlas a nuestra trama colectiva, hacer visibles esas vidas y sus condiciones, encontrar a las ancestras, escuchar, y contar. Ganarle al olvido, al silencio, al aislamiento, añadir otro fragmento a la historia y contribuir a restaurar la memoria. Y también facilitar el derecho de todas las lesbianas a acceder a las palabras e ideas de otras lesbianas, porque son sus bienes culturales comunes. Por eso este libro pretende es un acto de justicia.

No soy un bombero pero tampoco ando con puntillas: Historias de lesbianas en argentina entre 1930 y 1976

$1.100
No soy un bombero pero tampoco ando con puntillas: Historias de lesbianas en argentina entre 1930 y 1976 $1.100
Este es un libro de historia. Una historia necesariamente polifónica, que se tiene que decir en plural, para que contenga nuestra historia política, la de nuestras organizaciones, pero también nuestra historia cultural, los modos en que hemos vivido y pensado nuestras vidas privadas, nuestras vidas sexuales y nuestras vidas sociales.
Este es un libro mítico. Durante años, circulaba como una referencia de la que muchxs habían oído y que pocxs habían leído. Se mencionaba la existencia de este libro casi como se habla de una leyenda urbana: en alguna reunión social lésbica o en algún grupo de estudio o en una reunión de organización alguna decía que le habían contado que existía este libro, que nunca lo había encontrado y lo contaba para que otras confirmaran que era cierto, que existía, que alguna lo había leído o, mucho mejor aún, que lo tenía.
El sentido de este libro es recuperar las voces y las historias de estas lesbianas, traerlas a nuestra trama colectiva, hacer visibles esas vidas y sus condiciones, encontrar a las ancestras, escuchar, y contar. Ganarle al olvido, al silencio, al aislamiento, añadir otro fragmento a la historia y contribuir a restaurar la memoria. Y también facilitar el derecho de todas las lesbianas a acceder a las palabras e ideas de otras lesbianas, porque son sus bienes culturales comunes. Por eso este libro pretende es un acto de justicia.