En los poemas de Nada es hombre, nada es tierra, el primer libro de Emiliana Pereira Zalazar, se insinúan pequeñas fá­bulas donde se mezcla la inocencia con el erotismo, el terror con la tranquilidad. Una novia se desprende de la corteza de un árbol y luego aparece inmóvil en un pantano, hombres se convierten en camanchaca y niñas pierden sus dientes de perla. Los personajes cambian de piel, hay mariposas asesina­das que buscan venganza, libélulas que amedrentan, pulpos que se aparean con sutileza, tibieza y tejidos rotos, ballenas que permanecen en silencio. Las especies se relacionan a par­tir de la perplejidad y el encanto, y no siempre se diferencia la imagen de un sueño de lo que sucede en la vigilia.

 

*** Consultar stock***

Nada es hombre, nada es tierra - Emiliana Pereira Zalazar

$1.490
Nada es hombre, nada es tierra - Emiliana Pereira Zalazar $1.490

En los poemas de Nada es hombre, nada es tierra, el primer libro de Emiliana Pereira Zalazar, se insinúan pequeñas fá­bulas donde se mezcla la inocencia con el erotismo, el terror con la tranquilidad. Una novia se desprende de la corteza de un árbol y luego aparece inmóvil en un pantano, hombres se convierten en camanchaca y niñas pierden sus dientes de perla. Los personajes cambian de piel, hay mariposas asesina­das que buscan venganza, libélulas que amedrentan, pulpos que se aparean con sutileza, tibieza y tejidos rotos, ballenas que permanecen en silencio. Las especies se relacionan a par­tir de la perplejidad y el encanto, y no siempre se diferencia la imagen de un sueño de lo que sucede en la vigilia.

 

*** Consultar stock***