Marici Weu – Exterminio del aborigen para la apropiación del territorio nacional


Este libro contiene un muy valioso compendio de toda la política realizada en estas tierras argentinas acerca de los pueblos originarios, a partir de aquel Mayo de 1810. En todos sus aspectos: político, militar, cultural, religioso. Es muy necesario tener un libro así, que nos llevará a las fuentes en las cuales podremos beber aún más verdades y argumentos en estos ya doscientos años de existencia de gobiernos propios. Cómo, de alguna manera, salvo honrosas excepciones, se continuó con la política de la llamada conquista y colonización hispana a pesar que en los papeles tal vez se insinuara un cambio de concepto.

…nos ayuda a preguntarnos por qué hoy se sigue silenciando toda esta política nefasta desde el punto de vista de los los derechos humanos. ¿Qué se enseña de la verdadera historia a nuestros niños, adolescentes y jóvenes en nuestras escuelas y universidades?

 

Por Osvaldo Bayer, prólogo

 

***Consultar Stock***

Marici Weu – Christian Petralito

$1.000
Marici Weu – Christian Petralito $1.000

Marici Weu – Exterminio del aborigen para la apropiación del territorio nacional


Este libro contiene un muy valioso compendio de toda la política realizada en estas tierras argentinas acerca de los pueblos originarios, a partir de aquel Mayo de 1810. En todos sus aspectos: político, militar, cultural, religioso. Es muy necesario tener un libro así, que nos llevará a las fuentes en las cuales podremos beber aún más verdades y argumentos en estos ya doscientos años de existencia de gobiernos propios. Cómo, de alguna manera, salvo honrosas excepciones, se continuó con la política de la llamada conquista y colonización hispana a pesar que en los papeles tal vez se insinuara un cambio de concepto.

…nos ayuda a preguntarnos por qué hoy se sigue silenciando toda esta política nefasta desde el punto de vista de los los derechos humanos. ¿Qué se enseña de la verdadera historia a nuestros niños, adolescentes y jóvenes en nuestras escuelas y universidades?

 

Por Osvaldo Bayer, prólogo

 

***Consultar Stock***