Primero lo extraño, más tarde la inevitable consecuencia. Cuerpos que se deforman, que brotan, que florecen. Miserias que son heridas abiertas, que no van a cicatrizar. Como un rasguño profundo que al principio parece un rayón inofensivo en la piel, pero luego empieza a sangrar hasta que hacemos algo para detenerlo: así les va sucediendo en la vida a los personajes en esta historia.

Leer este libro transforma. Trae consecuencias, hospeda en la mente escenas que no se irán tan fácilmente. Pero todo ocurre por un motivo. De pronto descubrimos que, contra semejante extrañeza, prevalece la ternura. Y atravesamos la oscuridad de la mano de Vito, que siempre estuvo a nuestro lado para quiarnos, para decirnos cúales cosas eran reales y cúales no.

Natalia Rodríguez Simón diseñó un calvario para personajes que deambulan como ovejas. Alienó, alteró, enjauló. El resultado es conmovedor y memorable: La vi mutar viene a recordarnos que todo cambio es para siempre.

La vi mutar - Natalia Rodríguez Simón

$1.500
La vi mutar - Natalia Rodríguez Simón $1.500

Primero lo extraño, más tarde la inevitable consecuencia. Cuerpos que se deforman, que brotan, que florecen. Miserias que son heridas abiertas, que no van a cicatrizar. Como un rasguño profundo que al principio parece un rayón inofensivo en la piel, pero luego empieza a sangrar hasta que hacemos algo para detenerlo: así les va sucediendo en la vida a los personajes en esta historia.

Leer este libro transforma. Trae consecuencias, hospeda en la mente escenas que no se irán tan fácilmente. Pero todo ocurre por un motivo. De pronto descubrimos que, contra semejante extrañeza, prevalece la ternura. Y atravesamos la oscuridad de la mano de Vito, que siempre estuvo a nuestro lado para quiarnos, para decirnos cúales cosas eran reales y cúales no.

Natalia Rodríguez Simón diseñó un calvario para personajes que deambulan como ovejas. Alienó, alteró, enjauló. El resultado es conmovedor y memorable: La vi mutar viene a recordarnos que todo cambio es para siempre.