Poesía italiana medieval

Autores: Guido Guinizelli, Guido Cavalcanti, Lapo Gianni, Gianni Alfani, Dino Frescobaldi, Cino da Pistoia

Selección, traducción y prólogo: Silvio Mattoni

Dolce stil novo es la denominación que le dio el conocido historiador Francesco de Sanctis a una escuela de poetas, en su mayoría florentinos, que escribían en lengua toscana. Tal denominación procede de un verso de la Divina Comedia.

El dolce stil novo culmina con la tradición de las escuelas provenzal y siciliana y refina las temáticas de dichos predecesores. La terminología técnica del amor y su proceso o movimiento: de la belleza a los ojos, a su placer sensible, luego de la imagen mental al alma y al corazón, por lo cual “de inmediato pasa Amor al corazón ardiente”. Este movimiento íntimo exige una salida, es incluso visible exteriormente, como una claridad, y audible, con los infaltables “suspiros”, pero sobre todo con las rimas, las canciones que son enviadas a su propia causa, a la dueña de la primera imagen, aunque también, más allá de ella, al Amor como tal.

Por otro lado, la historia de las formas poéticas en Occidente no deja de volver a la prosodia en lengua vulgar, en el hablar materno, que encontró en el dolce stil novo una primera y definitiva culminación.

Dolce stil novo

$2.800
Dolce stil novo $2.800

Poesía italiana medieval

Autores: Guido Guinizelli, Guido Cavalcanti, Lapo Gianni, Gianni Alfani, Dino Frescobaldi, Cino da Pistoia

Selección, traducción y prólogo: Silvio Mattoni

Dolce stil novo es la denominación que le dio el conocido historiador Francesco de Sanctis a una escuela de poetas, en su mayoría florentinos, que escribían en lengua toscana. Tal denominación procede de un verso de la Divina Comedia.

El dolce stil novo culmina con la tradición de las escuelas provenzal y siciliana y refina las temáticas de dichos predecesores. La terminología técnica del amor y su proceso o movimiento: de la belleza a los ojos, a su placer sensible, luego de la imagen mental al alma y al corazón, por lo cual “de inmediato pasa Amor al corazón ardiente”. Este movimiento íntimo exige una salida, es incluso visible exteriormente, como una claridad, y audible, con los infaltables “suspiros”, pero sobre todo con las rimas, las canciones que son enviadas a su propia causa, a la dueña de la primera imagen, aunque también, más allá de ella, al Amor como tal.

Por otro lado, la historia de las formas poéticas en Occidente no deja de volver a la prosodia en lengua vulgar, en el hablar materno, que encontró en el dolce stil novo una primera y definitiva culminación.