Caballito de Troya es la imagen de otra batalla, una metáfora de intervención en el ámbito socioeducativo. Es un dispositivo pedagógico que trabaja sobre lo oculto. Es la introducción de una simple propuesta de juego, que en realidad esconde una compleja trama que irrumpe en la profundidad subjetiva interpelando a través del deseo. Como en la antigua guerra griega, el regalo y lo que no se ve cumplen un papel central. El Ajedrez es el obsequio de una propuesta lúdica, y donde en apariencia solo se comparte un juego, cuando este juego se transforma en una práctica, opera un trabajo integral sobre el deseo y la razón del sujeto niñe y adolescente. El espacio físico de taller se transforma en un espacio simbólico que tramita el conflicto interno que se exterioriza en agresividad. Es el registro de una gran experiencia cuyo objetivo es que chiques y jóvenes en contexto de vulnerabilidad social construyan algún camino posible para reencontrarse con su deseo inconsciente. Es un cuestionamiento a la tradición racionalista que cristalizó al ajedrez solo como el juego ciencia, obturando la búsqueda de una pregunta acerca de la práctica del ajedrez como el juego del deseo.

 

Caballito de Troya. Dispositivo Socioeducativo - Agustín Teglia

$900
Caballito de Troya. Dispositivo Socioeducativo - Agustín Teglia $900

Caballito de Troya es la imagen de otra batalla, una metáfora de intervención en el ámbito socioeducativo. Es un dispositivo pedagógico que trabaja sobre lo oculto. Es la introducción de una simple propuesta de juego, que en realidad esconde una compleja trama que irrumpe en la profundidad subjetiva interpelando a través del deseo. Como en la antigua guerra griega, el regalo y lo que no se ve cumplen un papel central. El Ajedrez es el obsequio de una propuesta lúdica, y donde en apariencia solo se comparte un juego, cuando este juego se transforma en una práctica, opera un trabajo integral sobre el deseo y la razón del sujeto niñe y adolescente. El espacio físico de taller se transforma en un espacio simbólico que tramita el conflicto interno que se exterioriza en agresividad. Es el registro de una gran experiencia cuyo objetivo es que chiques y jóvenes en contexto de vulnerabilidad social construyan algún camino posible para reencontrarse con su deseo inconsciente. Es un cuestionamiento a la tradición racionalista que cristalizó al ajedrez solo como el juego ciencia, obturando la búsqueda de una pregunta acerca de la práctica del ajedrez como el juego del deseo.