«No esperen de mí que traicione. Naturalmente el opio es único y su euforia superior a la de la salud. Le debo mis horas perfectas. Es una lástima que en vez de perfeccionar la desintoxicación, la medicina no intente hacer del opio algo inofensivo.»

. . .

Pocos meses de internación le sirven a Jean Cocteau para hundirse profundamente en ideas y visiones para salir a flote con un abanico de verdades de una lucidez implacable. En ese proceso se da el tiempo suficiente para deslizar críticas a dramaturgos y escritores (Víctor Hugo, Raymond Russel, Proust, Mallarmé), analizar la obra de grandes directores de cine (Eisenstein, Buñuel, Chaplin, Buster Keaton), revivir escenas de infancia y golpear duramente al estáblishment político-clínico imperante en la Europa temprana del siglo XX: «No soy un desintoxicado orgulloso de su esfuerzo. Me avergüenza ser perseguido por esta gente para la cual la salud se asemeja a las películas innobles donde los ministros inauguran estatuas.»
El opio se vuelve un filtro adquirido que lo tamiza todo al observar el mundo. Y es también quien guía a Cocteau mientras vive, sufre, dibuja, deshilvana el lenguaje y desmantela el pensamiento: «Escribir para mí es dibujar, tejer las líneas de tal suerte que ellas se hagan escritura, o destejerlas de tal suerte que la escritura se vuelva dibujo. No salgo de ahí. Escribo, intento limitar exactamente el perfil de una idea, de un acto. En suma, acorralo fantasmas, encuentro los contornos del vacío, dibujo.»

. . .

«Estos dibujos y estas notas datan de la clínica de Saint-Cloud (16 de diciembre de 1928–abril de 1929). Están dirigidas a los fumadores, a los enfermos, a los amigos desconocidos que los libros reclutan y que son la única excusa de escribir.
Relato una desintoxicación: herida en cámara lenta. Los dibujos que siguen serían gritos de sufrimiento en cámara lenta, y las notas, las etapas de pasaje de un estado considerado como anormal a un estado considerado como normal. Aquí se alza el ministerio público. Pero no atestiguo. No defiendo. No juzgo. Dispongo elementos a favor y en contra en el prontuario del proceso del opio.
El único crimen es ser superficial. Todo lo que se comprende está bien.»

Jean Cocteau, 1930.

 

*** Consultar por stock ***

 

Opio. Diario de una desintoxicación (castellano) / Jean Cocteau

$750
Opio. Diario de una desintoxicación (castellano) / Jean Cocteau $750

«No esperen de mí que traicione. Naturalmente el opio es único y su euforia superior a la de la salud. Le debo mis horas perfectas. Es una lástima que en vez de perfeccionar la desintoxicación, la medicina no intente hacer del opio algo inofensivo.»

. . .

Pocos meses de internación le sirven a Jean Cocteau para hundirse profundamente en ideas y visiones para salir a flote con un abanico de verdades de una lucidez implacable. En ese proceso se da el tiempo suficiente para deslizar críticas a dramaturgos y escritores (Víctor Hugo, Raymond Russel, Proust, Mallarmé), analizar la obra de grandes directores de cine (Eisenstein, Buñuel, Chaplin, Buster Keaton), revivir escenas de infancia y golpear duramente al estáblishment político-clínico imperante en la Europa temprana del siglo XX: «No soy un desintoxicado orgulloso de su esfuerzo. Me avergüenza ser perseguido por esta gente para la cual la salud se asemeja a las películas innobles donde los ministros inauguran estatuas.»
El opio se vuelve un filtro adquirido que lo tamiza todo al observar el mundo. Y es también quien guía a Cocteau mientras vive, sufre, dibuja, deshilvana el lenguaje y desmantela el pensamiento: «Escribir para mí es dibujar, tejer las líneas de tal suerte que ellas se hagan escritura, o destejerlas de tal suerte que la escritura se vuelva dibujo. No salgo de ahí. Escribo, intento limitar exactamente el perfil de una idea, de un acto. En suma, acorralo fantasmas, encuentro los contornos del vacío, dibujo.»

. . .

«Estos dibujos y estas notas datan de la clínica de Saint-Cloud (16 de diciembre de 1928–abril de 1929). Están dirigidas a los fumadores, a los enfermos, a los amigos desconocidos que los libros reclutan y que son la única excusa de escribir.
Relato una desintoxicación: herida en cámara lenta. Los dibujos que siguen serían gritos de sufrimiento en cámara lenta, y las notas, las etapas de pasaje de un estado considerado como anormal a un estado considerado como normal. Aquí se alza el ministerio público. Pero no atestiguo. No defiendo. No juzgo. Dispongo elementos a favor y en contra en el prontuario del proceso del opio.
El único crimen es ser superficial. Todo lo que se comprende está bien.»

Jean Cocteau, 1930.

 

*** Consultar por stock ***