Operar poéticamente como una modalidad del cuestionamiento persistente de los modos en que somos gobernadxs y aspirar a dejar de obedecer, a desbordar las clasificaciones, a practicar el arte de la indocilidad reflexiva, es hacer del lenguaje un escenario de disturbios para conflictuar la racionalidad univoca y el discurso técnico de la política. 

Si en aquel libro rubriqué las minúsculas de mi nombre  y apellido como el contorno áspero de un cuerpo autoral, aun hoy ese reconocimiento de mi identidad gráfica autopercibida sigue siendo una disputa contra una política de corrección lingüística, de disciplinamiento visual, de ordenamiento discursivo, de codificación editorial. 

Entre gases lacrimógenos, balas de goma, razzias, detenciones ilegales, desapariciones forzadas, gatillo fácil, pánico securitista, inflación y despidos, mi deseo es que interruqciones siga funcionando como una invitación a hacer teoría en la propia piel, a herir el lenguaje que nos extermina con las preguntas perturbdoras que destila una poética vitalista de la desobediencia en el campo de la escritura, el activismo feminista y de la disidencia sexual y la educación. 

val flores 2017

Interruqciones - Val Flores

$1.000
Interruqciones - Val Flores $1.000

Operar poéticamente como una modalidad del cuestionamiento persistente de los modos en que somos gobernadxs y aspirar a dejar de obedecer, a desbordar las clasificaciones, a practicar el arte de la indocilidad reflexiva, es hacer del lenguaje un escenario de disturbios para conflictuar la racionalidad univoca y el discurso técnico de la política. 

Si en aquel libro rubriqué las minúsculas de mi nombre  y apellido como el contorno áspero de un cuerpo autoral, aun hoy ese reconocimiento de mi identidad gráfica autopercibida sigue siendo una disputa contra una política de corrección lingüística, de disciplinamiento visual, de ordenamiento discursivo, de codificación editorial. 

Entre gases lacrimógenos, balas de goma, razzias, detenciones ilegales, desapariciones forzadas, gatillo fácil, pánico securitista, inflación y despidos, mi deseo es que interruqciones siga funcionando como una invitación a hacer teoría en la propia piel, a herir el lenguaje que nos extermina con las preguntas perturbdoras que destila una poética vitalista de la desobediencia en el campo de la escritura, el activismo feminista y de la disidencia sexual y la educación. 

val flores 2017